domingo, 17 de abril de 2011

El poder de transformación de las autopistas

En 1944 el Gobierno de Estados Unidos aprobó el acta que establecía la creación de una red de autopistas a lo largo y a lo ancho de todo el país. La imagen de arriba muestra los 60.067 kilómetros que se proyectaron realizar. Cincuenta años después, en 1990, esta red estaba prácticamente completada en su versión original y poseía más de 69.877 kilómetros.

Los efectos demográficos de las autopistas
Basándose en la teoría del uso de la tierra desarrollada por el economista argentino William Alonso (1964), Nathaniel Baum-Snow estudió cómo influenció la creación de esta red a la distribución espacial de las personas. La teoría de Alonso indica que los empleos ocurren en una locación central y que el precio de los alquileres y de la tierra se ajusta en función de la distancia hacia esta locación central. Cuanto más lejos se encuentre del centro, cuanto más barato será el terreno. Así se compensan, en alguna medida, los mayores tiempos de traslado al trabajo que implica el vivir más lejos del centro.

Las rutas, las vías del tren, los puertos, los accesos en general, tienen el poder de generar que los humanos ubiquemos nuestras residencias y trabajos en torno a estos accesos. La imagen de abajo muestra un ejemplo de esto mismo. En los años ´50 se construyó la ruta interestatal 35 que atravesó a la ciudad de Austin. Esto produjo que la población se fuera acomodando a lo largo de la ruta; en vez de en forma perpendicular. Además, generó una descentralización de la población. El centro de la ciudad perdió habitantes, y las afueras comenzaron a poblarse.


Lo mismo podríamos decir de cientos de ciudades en Argentina. Por ejemplo, en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén las rutas han ido influenciando a la población a radicarse en lugares que tienen rápidos accesos con Neuquén capital; ciudad que concentra la mayor parte de los empleos. Y si bien hay tan sólo 7 años de diferencia entre la primera y la segunda imagen de Google Earth (ver abajo), al igual que en el caso de Austin, lentamente las rutas que abrazan a la ciudad de Cipolletti están generando que la población crezca a lo largo de estos accesos.


Pero, ¿cuán fuerte puede ser el efecto de las autopistas en la demografía? El trabajo de Baum-Snow estudia el efecto que tuvo la creación de esta red de autopistas sobre la población de las ciudades centrales y las regiones metropolitanas de EEUU entre 1950 y 1990. Cuando una autopista pasa por una ciudad central, abre la posibilidad de que las personas de lugares más lejanos –región metropolitana- puedan llegar más rápido al centro. Esto, en el tiempo, podría haber provocado importantes cambios demográficos. Para demostrar y cuantificar el efecto de las autopistas sobre la demografía de la ciudad central y de las regiones metropolitanas, Baum-Snow estima lo siguiente:


Esta ecuación dice que el crecimiento poblacional entre 1950 y 1990 de la ciudad central está relacionado con la cantidad de nuevas autopistas que se crearon entre esos años; con la condición de que esas rutas atravesaran la ciudad o pasaran a no más de 1,6 Km de distancia del centro. Además, para quitar otras posibles causas, el autor agrega como variables explicativas, el radio de la ciudad central (r), el ingreso promedio anual de los habitantes de la ciudad (w), el crecimiento de la población de la región metropolitana (NMSA) y el cambio en el coeficiente de Gini (G).

La tabla muestra los resultados de diferentes estimaciones de la ecuación anterior. Lo que el autor encuentra es que cada nueva autopista está asociada con una declinación del orden del 6% en la población de la ciudad central (ver 1). En las estimaciones con variables instrumentales la declinación es del 12% (ver 2).


Dado que, en promedio, las ciudades estudiadas recibieron más de 2 accesos, Baum-Snow llega a la conclusión de que en las grandes ciudades centrales, las autopistas provocaron una reducción de la población del 28% entre 1950 y 1990. La creación de esta red de autopistas explica, en gran medida, por qué la población de las ciudades centrales de EEUU se redujo en un 17%, mientras que las regiones metropolitanas vieron crecer su población en un 72% en 40 años.


Notas y Links:
William Alonso: http://en.wikipedia.org/wiki/William_Alonso
“Location and land use” William Alonso, 1964.

Nathaniel Baum-Snow:
Web Personal:
http://www.econ.brown.edu/fac/nathaniel_baum-snow/
Link al trabajo:
Did Highways Cause Suburbanization?
Quarterly Journal of Economics, 2007, 122(2): 775-805.
http://www.econ.brown.edu/fac/nathaniel_baum-snow/hwy-sub.pdf

Commuting:
http://en.wikipedia.org/wiki/Commuting

No hay comentarios: