miércoles, 30 de septiembre de 2015

Polinización

No pasa mucho tiempo entre que uno inventa algo y otro lo copia. Las ventajas que se obtienen de una innovación, se agotan relativamente rápido.

Hace unos años Uber, una empresa norteamericana de taxis, implementó la siguiente solución. Crearon una plataforma online en donde cualquier persona puede inscribirse con su auto. Entonces, cuando alguien pide un taxi, Uber envía el auto que tiene más cerca del cliente. Esto lo logra porque geolocaliza los pedidos con la ayuda de una aplicación en el celular. Una vez terminado el viaje, tanto el cliente como el chofer se califican. Lo cual deja un registro de calidad. Luego Uber desafecta a los chóferes y clientes que obtengan calificaciones menores a cierto criterio de calidad que estableció la empresa.



Así gana el cliente; los autos de Uber están limpios, llegan a tiempo, y son de confianza. Y ganan el chofer y Uber.

Uber está en varios países, y en todos tiene problemas. Sencillamente porque los taxistas los ven como una amenaza. ¿Por qué? Los taxistas han logrado que los gobiernos sólo permitan taxis si se paga una licencia. Es decir, no hay libre competencia. Si quiero ponerme un taxi tengo que esperar a que el gobierno libere licencias, pagarla, y recién ahí puedo ingresar al mercado. Si Uber llegase al país, los taxistas harían protestas porque otros, sin tener que pagar la licencia, están compitiendo contra ellos.

En realidad los taxistas no están a favor nuestro, sólo quieren seguir teniendo el monopolio del mercado y así quedarse con un beneficio extra. Pero ese es otro tema. Lo interesante es que esta innovación desarrollada por Uber fue adoptada por Amazon, tal como si hubiera una polinización entre industrias. Y ahora cualquiera puede anotarse en Amazon Flex y distribuir los paquetes de las compras. Si no tenés trabajo, podés inscribirte y empezar a hacer el delivery y recibir una paga por eso.

El mercado laboral que se viene es uno mucho más competitivo, en donde cada persona tiene más posibilidades de recibir una paga de acuerdo a la calidad de su trabajo. Totalmente opuesto a lo que se conoce como contratos colectivos de trabajo, o paritarias, donde se fija un mismo aumento salarial para todos.

No hay comentarios: